La arandela FER consta de una chapa ranurada con un agujero central para conseguir una unión antideslizante con los accesorios de retención de fachadas.

 

 

Además, en función del grado de exposición, las arandelas FER pueden suministrarse con acabado zincado o galvanizado.